Translate

viernes, 28 de noviembre de 2014

Comunicado para los visitantes y lectores de mi blog: Si alguien desea contactar conmigo, por un asunto serio


Agradezco sinceramente, las invitaciones que he recibido, en las últimas semanas, por parte de unas personas desconocidas; las cuales procuraban que yo entrara en Twitter; pero no es posible satisfacer sus deseos (por el momento); porque yo estoy muy ocupado, y no tengo la necesidad de complicarme la existencia, ahora mismo. Prefiero la tranquilidad de este lugar solitario. Ya sé que hablan de mí en Chicago y en Arabia Saudí; lo cual me sorprende profundamente; al mismo tiempo que percibo algo especial. Sí, es como el revuelo de las visitas a mi blog, en ciertos momentos del día y de la noche; cuyos efectos inmediatos son: un aumento de las cifras del contador, y la competición de las entradas más vistas. Sin duda he captado la atención de nuevos visitantes. Yo sé que pinchan mis artículos y los vídeos; los cuales enlazan y promocionan por cualquier rincón de Internet. Deduzco que algo bueno tendrán, cuando saltan de un lugar a otro, a medida que transcurren los meses.

Mi blog Espacio Historia del Arte (EHA) nació el 16 de marzo de 2010. Desde entonces ha pasado por varias transformaciones, hasta convertirse en un ente virtual, con la capacidad de competir con otros blogs educativos; abriéndose camino en Blogger (de Google); antes de la invasión mutante de Google+; que nos lavó el cerebro con falsas promesas; arrastrando a la fuerza a los usuarios de Blogger, a la creación de nuevos perfiles, y a la condenación eterna, en el abismo de la red infernal. La cual me ha parecido una decepción absoluta, que no ha cuajado ni con yogures naturales. Comprimiéndose en un conjunto, o en una guía de empresas, de profesionales autónomos, asociaciones y colectivos de cualquier índole; rodeados de particulares aburridos, que no saben qué públicar o comentar, en un mundo saturado de bobadas. Google+ ha sido un producto precipitado en su disposición, y que salió tarde, cuando otras redes sociales se habían apoderado del favor popular: Facebook, Tuenti y Twitter. Con esta opinión no hago un cumplido a dichas redes; pues tienen sus aspectos positivos y negativos; manteniéndose a golpes de escándalos, o de frivolidades; donde los buenos modales brillan por su ausencia, a veces. Como me decía una antigua amiga (ya desaparecida): “La vergüenza era verde, y se la comieron los burros”.



Cuando entré en Blogger, lo hice con la intención de crear este blog educativo sobre Arte. Y sigo aquí, en Blogger, por mi bitácora. No tengo afán de protagonismo y no vivo del cuento; como otros: los cuales se anuncian en todas las redes de la confusión, aunque no muevan ni un cubo con agua. Tengo amistades en las redes, y conocen mi reticencia a sus tentáculos. Parece que si no estás en una secta, nadie diría que eres religioso; mientras no te enganches a los vicios imperantes. Mi propia rebeldía me impide estar: dentro de un círculo restringido. Por ejemplo: a finales de 2013 me incorporé a Google+, y en junio de 2014, salí “asqueado”. Si yo imaginaba, que la Señora de Lourdes se me podía aparecer, sucedió lo peor. El Diablo se presentó ante mí, con una sonrisa de oreja a oreja; mostrándome un vídeo de su familia diabólica. Rápidamente utilicé el arma de bloquear, y descubrí un fallo en el sistema de configuración. Solamente funcionaba en el interior del espacio de la red; ya que se veía a Satanás riéndose; si yo entraba como un particular, a mi blog de Blogger. Existía un agujero negro entre Google+ y Blogger. ¿Por qué? Sencillamente, porque había una mente perversa, detrás de los fundamentos técnicos.



Presenté una queja formal a la red social aludida, y un supuesto técnico no entendía mi explicación, o no quería verla. Es lamentable, que una empresa no sea capaz de reconocer: un error en su territorio virtual. Con la cantidad de ciudadanos que están desempleados, con buenas carreras… Y te encuentras a un “informático” rascándose la barriga, en una oficina, y cobrando un montón de dinero. Y las personas que realmente saben mucho, las cuales ven más que otras, malviven completamente ignoradas.



Si alguien desea contactar conmigo, por un motivo serio, referente a temas artísticos o educativos, me puede enviar un mensaje, a mi dirección de correo electrónico: delgadoleonardo33@gmail.com Teniendo en cuenta los siguientes puntos:

1º. No respondo a mensajes anónimos, ni con alias. Debes identificarte correctamente: con tu nombre y los dos apellidos. Además, indica tu ciudad de residencia y tu país. Muy importante: una fotografía de tu cara. Mira que yo tengo rostro para estar aquí. Me encargaré personalmente de realizar las comprobaciones oportunas, y si considero, que eres una persona sensata e inofensiva, te responderé educadamente, cuando me sea posible.

2º. Explica claramente el asunto. Y no me cuentes la mitad de tus propósitos. Soy muy desconfiado, y mi perro detective tiene un gran olfato, para percibir las cosas podridas.

3º. No acepto mensajes publicitarios de vendedores de productos. Los elimino al instante.

4º. Los visitantes de cualquier red social, pueden escribir en la caja de comentarios de mis entradas, si lo desean; con una dirección completa y con la identificación. El servicio de moderación los procesará. Si las palabras son educadas y respetuosas, yo aprobaré los escritos y se publicarán. Después responderé, según el contenido. Si tardo un poco, no se preocupen.

5º. Por último: no facilito datos inéditos acerca de los temas tratados en mis artículos.