Translate

miércoles, 11 de septiembre de 2013

El Arte de Sri Lanka


Si buscas un lugar maravilloso, donde puedas perderte y olvidarte de Europa; no le des más vueltas… Aterrizas en Sri Lanka… Allí encontrarás unas obras artísticas colosales; una exuberante naturaleza salvaje; y unas playas de ensueño; entre otras cosas… Lástima que los historiadores célebres (occidentales), se quedaran estancados en la India… Y no se aventuraron a entrar en Sri Lanka; tal vez, por temor a cierto mosquito asesino… Ellos se lo perdieron. ¿Cuántas enciclopedias podrían haber escrito con lo que hay aquí? Habría que instituir una cátedra sobre el tema, ¿por qué no? ¿Quién será el primero en venir a este territorio, con una subvención especial, a descubrir “tesoros”? Ya me imagino a un pelotilla colgado de una estatua, con una cinta métrica en la mano.

Sri Lanka es un país insular, situado cerca del sureste de la India; aunque está separado de ésta. Hasta 1972 este estado era denominado “Ceilán”. En la actualidad, la República Democrática Socialista de Sri Lanka es un destino turístico, de merecida fama mundial. En la historia de esta gran isla se enfatiza la conversión del rey Tissa; o Devanampiya Thissa (247-207 a. C.); llevada a cabo por el monje budista Mahinda; un hijo del emperador Ashoka. En los siglos posteriores acontecieron sucesivas invasiones de tamiles; dando lugar al abandono de las antiguas capitales florecientes, como Anuradhapura (siglo IV a. C.) y Polonnaruwa (siglos VIII-XIII). El primordial Ceilán permanecerá dentro de la doctrina budista del Hinayana (Theravada); no obstante ofrecerá profusas muestras del arte budista (Mahayana).

Arquitectura

Sus primeros monumentos preponderantes son: las estupas (= stupas; palabra sánscrita; “dagobas” en cingalés); que son erigidas en memoria de Buda = Siddharta Gautama (563-483 a. C.), o como relicario de éste. Se ubican generalmente en la región central: en Anuradhapura. La stupa (= dagoba), tradicionalmente tiene forma hemisférica; apoyándose encima de tres plataformas; circulares y concéntricas. Debajo aparece una gran terraza. Y en la cúspide se distingue una cámara cuadrada; coronada por una especie de linternón (o columna cónica). Por ejemplo: la stupa de Ruvanveli (siglo II a. C.); [fig. 1]; de 80 metros de diámetro.


Fig. 1.-Stupa de Ruvanveli. Anuradhapura.

En Polonnaruwa (al nordeste de la Isla) podemos contemplar dos templos hinduistas [fig. 2]; dedicados a Siva (= Shiva); levantados durante la ocupación de los cola, en el siglo XI. La conquista de la capital por el ejército tamil, en el siglo XIII, puso fin al arte antiguo de Ceilán. Las ruinas de la antigua ciudad están situadas en las riberas del lago Topawewa. Sobresale el Wata-da-ge [fig. 3]; un monumento circular (desmantelado). Era un templo de la reliquia del Diente de Buda; construido por orden del rey Parakrama Bahu I (1164-1197); famoso por haber conseguido la independencia insular. El centro contenía un pequeño stupa, cercado por un muro y unas terrazas circulares sobrepuestas, con cuatro escaleras. Una serie de frágiles columnas rodean la dagoba.


Fig. 2.-Templo de Siva Devale. Polonnaruwa.


Fig. 3.-Wata-da-ge. Polonnaruwa.

La ciudad de Kandy; en la región central de Sri Lanka; fue capital del país entre los siglos XVI-XVIII. Alberga el Dalada Maligawa. Un conjunto arquitectónico constituido por pabellones de color rosa, con cubiertas rojas; macizas columnas y motivos florales. Contiene el templo “moderno” de la reliquia del Diente [fig. 4]; que data del siglo XVII. Su estilo es un eco lejano del arte budista cingalés. En el mes de julio se celebra un festival; al que acuden millares de peregrinos; donde pueden verse: elefantes adornados, bailarines y acróbatas.


Fig. 4.-Interior del templo del Diente. Kandy.

La localidad de Mihintale está a 12 km de la ciudad de Anuradhapura. Muestra una cordillera de tres colinas principales. Es un centro de peregrinación budista; especialmente en junio (Poson). Allí se venera la Aradhana Gala = Roca de la Meditación [fig. 5]; en la cima de una colina; donde tuvo lugar la reunión de Mahinda con el rey Tissa. Además, cerca de la zona existen algunos monumentos interesantes: como la grandiosa dagoba Akasa Cheithya = Kantaka Cetiya [fig. 6]; supuestamente erigida por precepto del soberano Suratissa (247-237 a. C.). De menor tamaño: la Maha Stupa (= Maha Saya); en lo alto de una colina; construida por el monarca Mahadathika Mahanaga (7-19 d. C.). La estupa mide 41 metros de diámetro y ha sido restaurada.


Fig. 5.-Roca de la Meditación. Mihintale.


Fig. 6.-Dagoba Akasa Cheithya. Mihintale.

Escultura

En Sri Lanka proliferan estatuas de Buda por cualquier parte. Se le representa sentado, de pie o acostado. La posición meditativa (sentado) es la más frecuente. Me sirve de ejemplo: el grupo de esculturas de Gal Vihara [fig. 7]; en Polonnaruwa. De un estilo relativamente arcaico; si lo comparamos con el excepcional Buda tumbado [fig. 8]; postura del Parinirvana; que cuenta con 15 metros de largo. Haciendo una excepción a todas las reglas predomina: el gran Buda blanco [fig. 9]; de Mihintale; que está recubierto de yeso; aunque se trata de una estatua maciza; labrada en piedra.


Fig. 7.-Estatua colosal de Buda. Gal Vihara. Polonnaruwa.


Fig. 8.-Buda del Parinirvana. Gal Vihara. Polonnaruwa.


Fig. 9.-Gran Buda de Mihintale.

El Buda está sentado con las piernas a medio loto; pierna derecha sobre la izquierda. El dorso de la mano zurda descansa encima de la planta del pie derecho. La mano siniestra presenta una forma receptiva. En cambio, la mano diestra está activa; ya que ha conectado el proceso de meditación: el dedo índice toca el pulgar; haciendo el mudra (gesto) de la armonía. Muestra un rostro bello y sonriente. El cabello ha sido minuciosamente elaborado a base de pequeños rizos. Su cuerpo viste un manto monacal; con incisiones y delicados pliegues. La imagen logra transmitir una gran serenidad, a los peregrinos y a los turistas.

Al margen de las esculturas búdicas, hallamos a otros personajes representados; de los cuales, llama la atención: la estatua del posible rey Parakrama Bahu I [fig. 10]; cerca del lago Topawewa. En el pasado fue interpretada como la imagen hipotética del monarca Dutta Gamani. Dejando a un lado la polémica, este alto relieve realizado sobre la roca, exhibe una forma simple y naturalista; que detalla los defectos físicos.


Fig. 10.-Supuesta escultura del rey Parakrama Bahu I.

Pintura

Los frescos de Sigiriya [fig. 11]; (siglo V d. C.) son lo más destacado. Encarnan figuras de mujeres [fig. 12]; que portan ofrendas. Poseen un vivo colorido y una gracia refinada; en las siluetas y en los gestos de las manos; los cuales recuerdan al estilo gupta (320-540). Estas pinturas rupestres se encuentran en los subterráneos del palacio del rey Kasyapa, o Kassapa I (479-497); en la ciudadela de la Roca del León.


Fig. 11.-Fortaleza de Sigiriya.


Fig. 12.-Doncellas con ofrendas. Frescos de Sigiriya.

Del mismo modo que podemos apreciar las obras de arte, al aire libre; igualmente, este país ofrece muchos paisajes exóticos y playas paradisíacas. Por ejemplo: la playa de Mirissa [fig. 13]. Espero que con este resumen, los visitantes y lectores de mi blog, tengan unas ideas nítidas, a la hora de valorar estos “tesoros”, si se deciden algún día por viajar y conocer en directo: Sri Lanka.


Fig. 13.-Playa de Mirissa. Sur de Sri Lanka.