Translate

martes, 29 de junio de 2010

Conocer y restaurar el Arte - Nuestro gran objetivo


Es importante conocer el Arte, porque así se puede comprender y valorar. Debemos conservarlo, puesto que forma parte de la cultura universal. El legado artístico que necesitamos mantener ahora y siempre, dependerá de nuestra actitud ante las obras artísticas. Proteger el Arte será nuestro gran objetivo, en todo momento, y desde cualquier punto de vista.

Para más información entrar en las siguientes direcciones:

http://www.curcumarestauracion.com/


http://www.curator-restauracion.com/

http://www.ecra-arte.com/

sábado, 10 de abril de 2010

El Pensador de Rodin en nuestro presente


El pasado 5 de abril visité la exposición Rodin y su época, del Espacio Cultural de CajaCanarias, en Santa Cruz de Tenerife. Este recinto de dos niveles; distribuidos en varias salas; bien acondicionadas; muestra una colección de esculturas de Auguste Rodin (1840-1917), provenientes de México. Objetos artísticos que pertenecen al Museo Soumaya de la Fundación Carlos Slim.

Recomiendo esta manifestación cultural, porque logra un evento relevante en el panorama de Tenerife. Es una oportunidad valiosa, para contemplar en directo unas obras artísticas, que habitualmente, únicamente se conocen por fotografías, y por comentarios de libros de Historia del Arte. Desde aquí, invito a todos los docentes de la materia, a los estudiantes, y a los que buscan algo especial por descubrir.

También resulta sugestiva la proyección de un vídeo didáctico, sobre este artista francés, en una de las estancias; sin olvidar, la lectura de los textos reveladores, en algunas paredes. Personalmente, de todas las obras que examiné, destacaré las cuatro famosas: El Vencido, La Eterna Primavera, El Pensador y El Beso. Considerándolas como las esculturas más representativas, que deben ser vistas por cualquier visitante.

martes, 16 de marzo de 2010

Presentación de mi primer blog en Blogger



¡Hola, a todo el planeta! Hoy es un día especial para mí, porque he creado mi primer blog en Blogger, con el título: Espacio Historia del Arte. Desde este lugar, procuraré explicar a mis futuros visitantes y lectores; ya sean estudiantes de la materia, especialistas  consumados, o simples admiradores del Arte; mis apreciaciones histórico-artísticas; relativas a las obras sugerentes, que yo considere más destacables; a lo largo del desarrollo de los contenidos educativos, en este presente medio de comunicación.

Simultáneamente aprovecharé este espacio, con la intención de exponer mis opiniones, acerca de los elementos artísticos a estudiar, y de mi propia experiencia, con los asuntos anecdóticos que han intervenido, de alguna manera, en todo lo que atañe a mi especialidad artística; si así fuera necesario. Espero que vosotros encontréis algo interesante, en este blog educativo. Simplemente se trata de contemplar y entender el Arte. ¡Vive el Arte!


Para estrenar mi bitácora, he puesto en la cabecera de esta entrada, una vivienda singular, que no deja de asombrarme, y que yo deseo compartir con vosotros: la casa china (1799-1802) del parque de la Favorita (parco della Favorita), en Palermo; la capital de Sicilia (una isla italiana). Este inmueble que se escribe en italiano: palazzina cinese (= palacete chino); que llegó a ser en el pasado, la residencia real de la familia de Fernando IV de Borbón; el cual reinaría en Nápoles, en tres períodos: 1759-1799; 1799-1806 y 1815-1816. Con el título de Fernando III en Sicilia, durante 1759-1816, y como Fernando I de las Dos Sicilias, entre 1816-1825. 



Esta villa chinesca, con un jardín enrevesado, que está a los pies del monte Pellegrino, fue adquirida por el monarca, en 1799. Originariamente, había sido propiedad del barón Benito José María Lombardo. Rápidamente, el soberano encargaría una reforma, al arquitecto Giuseppe Venanzio Marvuglia (1729-1814); el cual combinaría los componentes neoclásicos, con los chinescos primordiales, aunque no lo parezca someramente; porque nos salta a la vista, esa apariencia exótica, que nos cautiva de inmediato. También aglutina en su composición, elementos árabes, góticos, persas e indios (de la India). Siendo más rica la decoración interior, en sus habitaciones; en las cuales intervino, el gusto de la esposa de Fernando, María Carolina de Austria (1752-1814).

La construcción está rematada por un tambor octogonal, que sustenta una techumbre de pagoda chinesca. El resultado es un diseño fantástico, en su libertad creativa; ya sea un ensayo arquitectónico, o un capricho borbónico. Tras varias vicisitudes, a lo largo de la historia de esta casa, acabaría por convertirse en 1935, en la sede del Museo Etnográfico Siciliano Giuseppe Pitrè.


Retrato de la familia de Fernando IV (1783). Pintado por Angelica Kauffmann (1741-1807).
Museo Nacional de Capodimonte (Viterbo).